¿Cómo hacer un buen resumen?

¿Cómo hacer un buen resumen de un texto?

Si estás buscando información acerca de cómo hacer un buen resumen en este artículo te lo contamos. ¡Continuá leyendo!

Te han solicitado hacer un resumen y estarás preguntándote ¿qué es?, ¿qué información debe contener?, ¿cuál es su extensión? Pero no te preocupes. En este artículo nos dedicaremos a responderte esas interrogantes y es más, te dejaremos una serie de pasos para que puedas realizar tu propio resumen. Además, este artículo te permitirá volverte un experto en este tipo de escrito, pues también te indicaremos qué tipos de resúmenes hay para que puedas optar por el que más se adapte a tus necesidades. ¡Comencemos!

¿Qué es un resumen?

¿Cómo hacer un buen resumen?

 

En primera instancia, cabe mencionar que el resumen es un texto sumamente breve. Eso es lo principal que debes tener en cuenta a la hora de llevarlo a cabo. Suele caracterizarse por ser aproximadamente el 25% del texto original. En ocasiones bastante menor, pues no suele superar una carilla o página tamaño A4, pero eso dependerá de qué tipo de resumen se trata. No obstante, es normal que en los tesis de grado, de máster o doctorados, o cualquier otro trabajo de investigación, el resumen se limita a las 200 o 300 palabras como máximo. Entonces, dependiendo qué desees resumir, será la extensión del mismo. De manera lógica, cabe destacar que resumir un libro no es igual que hacerlo en un texto académico.

Sin embargo, una característica común que tienen todos los resúmenes es que son textos que contienen los puntos claves de los escritos originales. En pocas palabras, son abreviaturas de los textos de mayor tamaño, que recopilan el contenido más importante, vital y central del escrito y descarta todo aquello que considera suplementario, superfluo o meramente decorativo.

¿Cuál es la diferencia entre un resumen y una síntesis?

De todas maneras, es necesario distinguir el resumen de una síntesis. Esta se caracteriza también por conformarse como un texto escrito que refleja la idea principal de otro texto más extenso, pero, a diferencia del resumen, se plasma en ella la idea o postura de quien la escribe. En una obra literaria, la síntesis suele ubicarse al comienzo. Puede ser la opinión del mismo autor sobre el trabajo o puede ser un resumen del contenido del trabajo con algunas observaciones.

Es también un artículo que se da como resultado de la combinación de ideas que se encontraban dispersas y que finalmente quedan recabadas en un artículo concreto. La síntesis es una combinación que es el resultado de analizar todos los elementos de un escrito. En esta, los lectores utilizan su propio lenguaje y estilo para expresar las ideas principales del autor, cambiar el orden como mejor les parezca y utilizar analogías, artículos de investigación, párrafos iniciales, etc. para lograr sus objetivos.

La práctica demuestra que llevar a cabo distintas síntesis es una forma excelente y eficaz de facilitar el proceso de aprendizaje. Puesto que les permite a los autores entender mejor e interiorizar determinados saberes o contenidos de interés específico para obtener óptimos resultados de comprensión.

Pasos para realizar una síntesis

Para realizar una síntesis de la mejor manera posible, te recomendamos leer todo el texto y luego releerlo para resaltar la idea principal y encontrar el enfoque de la interrogante que está tratando de presentar o resolver. La estructura de la síntesis incluye la introducción, el desarrollo y la conclusión. Para una buena síntesis no debes caer en el resumen (que a continuación te contaremos sus especificaciones), caso contrario, dejaría de ser una síntesis.

Es por ello que tenés que tener en cuenta lo siguiente a la hora de redactar una síntesis. En primer lugar, no es ni un escrito literario ni un resumen que minimiza el texto original. Entonces, ¿qué es? En la síntesis plasmás tu postura sobre lo leído, tus opiniones, tus saberes, lo puedes relacionar con otras obras, etc. La síntesis puede acelerar la composición de un texto y reproducirlo por escrito u oralmente.

Al mismo tiempo, podés incrementar tu vocabulario académico y personal buscando sinónimos para expresar mejor las ideas que te van surgiendo a medida que lees el escrito original y vas ideando tu síntesis. Durante la lectura se forma una especie de imagen interior y mental, no solo de lo que el autor muestra en el escrito, sino también de lo que tú vas comprendiendo sobre lo expuesto.

Recomendaciones a la hora de redactar una síntesis

¿Cómo hacer un buen resumen?

 

Generar estos patrones y reproducirlos en descripciones sintéticas facilita la memoria dinámica y activa otras áreas de la mente y el cerebro. Al escribir, es aconsejable utilizar frases cortas, claras y simples (sujeto – verbo – predicado). Si la síntesis tiene muchos párrafos, es ideal que sean breves.

Recordá incorporar cualquier idea que creas que es clave o te llame la atención. Al escribir este tipo de textos, debes utilizar siempre las mismas nociones e incorporar las ideas principales, sin importar por dónde empiece, e ir estableciendo relaciones y plasmando tus ideas.

Esto aumenta enormemente la libertad de expresión al presentar el contenido en abstracto utilizando una forma única de comunicación, pero si hay conceptos teóricos o técnicos, deben utilizarse. Después de escribir este texto, puedes seguir modificándola o incorporando nuevos puntos importantes. En general, la síntesis es un texto que presenta ideas clave, pero en el que transmites e incorporas tu esencia, por así decirlo. Cuando se analiza el texto, expones una interpretación de la lectura realizada.

En este sentido, los pasos para realizar la composición incluyen analizar el texto, organizar las ideas de las más simples a las más elaboradas, interpretar e integrar el texto y resumir o esquematizar si se va a presentar verbalmente.

Principal diferencia entre resumen y síntesis

La principal diferencia con el resumen, entonces, es que la síntesis expone un análisis del texto y se presenta la opinión e interpretación de quien la escribe, mientras que el resumen no puede contener dicha interpretación.

Esto es realmente importante explicarlo en este artículo, para que comprendas que si te piden una síntesis no caigas en la equivocación de hacer un resumen, y a la inversa. Respetá el formato de cada uno de estos escritos para evitar errores y cumplimentar con lo solicitado o requerido.

¿Cómo elaborar un buen resumen?

Una vez expuestas estas diferencias, procederemos con la manera en que debes realizar un resumen. Tenés que tener en cuenta que un resumen puede realizarse con distintas intenciones como, por ejemplo, las que te nombraremos a continuación:

1- Proporciona muestras del contenido de cualquier libro (como el texto de la contraportada).
2- Posibilita que los investigadores comprendan los puntos clave del artículo (como el resumen de un artículo académico).
3- Resume la información del texto en una serie de notas para leer más tarde (como un cuaderno de clase).
4- Proporciona información básica que se genera durante un largo período de tiempo (como extractos de cuentas bancarias).
5- Comprueba y evalúa, a modo de ejercicio, la capacidad lectora de los estudiantes.

A su vez, la presentación del resumen suele ser una técnica básica de aprendizaje, puesto que nos permite verificar que comprendimos completamente el texto, porque podemos elegir y distinguir cuáles son las ideas principales y cuáles son las secundarias e, incluso, descartables. Para que puedas realizar de manera óptima un resumen, te dejamos a continuación una serie de pasos o tips que pueden servirte como guía:

Tips para no fallar en el intento

Leé el texto original en su totalidad. Esto es fundamental para el resumen, puesto que no se puede resumir lo desconocido, ni se puede resumir el texto a medida que lo vas leyendo. Porque no te permitirá distinguir cuáles son las ideas principales y cuáles son las secundarias.

⦁ Divide el texto en párrafos. Después de la separación, podés marcar las ideas principales, secundarias y complementarias en cada párrafo. Te recomendamos el uso de un resaltador distinto para cada una de las categorías. Si te es necesario y útil, podés ir tomando notas en los márgenes o en otra hoja de papel.

Realizá una transcripción de lo que has subrayado. Copiá solo las ideas principales y, tal vez, las secundarias en un cuaderno e intenta organizarlas en un párrafo.

⦁ Reescribe ese párrafo. Reescribí los párrafos que has anotado en orden con ideas primarias y secundarias, pero esta vez intenta de hacerlo con tus palabras.

Revisa lo que has escrito. Vuelve a leer tu texto final y elimina la información que te parezca sobrante. Podés agregarle un título y la información del libro de resumen (autor, título, editor). Para recordar de qué es el resumen sin necesidad de releerlo (normalmente esta información va en el encabezado del texto resultante).

Estructura y partes de los resúmenes

Además de esto, el resumen es un muy buen medio para obtener información. Podemos mencionar algunas de sus ventajas: es de utilidad para comprender y revelar ideas. También para resaltar relaciones significativas, hacer más sencillas las revisiones bibliográficas. Comprobar la relevancia del artículo y además poder recordar fácilmente textos complejos al investigar. En términos generales, la estructura y las partes de los resúmenes son las siguientes:

-Título: la parte superior del resumen debe estar compuesta en orden: el título del texto principal, documento o libro. Se debe ingresar el autor del texto o libro solicitado, la editorial, ciudad y año del texto o libro.

-Introducción: es la parte de apertura que presenta el desarrollo de los contenidos del texto.

Desarrollo: es, específicamente, el desarrollo de la parte importante del cuerpo o estructura, que debe partir de las ideas principales del texto o libro a resumir.

-Conclusión: es la última parte del trabajo, que explica las ideas principales o los resultados de la investigación.

-Bibliografía: es el reconocimiento del tipo de texto.

La importancia de este tipo de textos es que es más fácil de entender a la hora de analizar un tema en profundidad. Pero siempre utilizando algunas herramientas para dicha facilidad, como, por ejemplo, leer muy bien el texto para aprovecharlo al máximo. Además de esto, detectar la idea principal es fundamental. Debido a este proceso, hace que la comprensión del tema sea más segura y completa. El resumen ayuda y asegura que el tiempo de aprendizaje que inviertas sea más productivo y tenga un resultado más exitoso. Por consiguiente, es ideal para buscar y encontrar los puntos básicos, las ideas más relevantes, los puntos clave de cada parte y el objetivo del texto.

¿Cuáles son los distintos tipos de resúmenes?

Cabe mencionar que existen diversos tipos de resúmenes. Cada cual tiene sus características y se utilizan en distintos ámbitos. Por ejemplo:

⦁ Resumen ejecutivo: este es un documento que se proporciona como apéndice al plan de negocios de alguna empresa u organización, y resume el documento en no más de dos páginas. Suele entregarse a los inversionistas potenciales en las primeras reuniones o contactos.

⦁ Resumen académico: es aquel que expone los principales puntos de una investigación. También se los conoce como abstract. Suelen contener el tema, el planteamiento del problema, objetivos, resultados y conclusión, todo expuesto de manera breve en no más de 300 palabras (por lo general).

⦁ Resumen de prensa: es un tipo de resumen ligeramente distinto a los otros. Se desarrolla en el campo de los medios de comunicación, que incluye resúmenes impresos y resúmenes en línea. En él se simplifican las noticias del momento y se seleccionan según su relevancia para la opinión de la gente. A través de los medios de comunicación se recopilan una serie de resúmenes de la respuesta a una determinada noticia.

⦁ Resumen literario: es fundamental en un entorno académico. Estos resúmenes de libros no solo ayudan a promover la búsqueda de autores o textos literarios, sino que también cuentan como técnicas de resumen, para los escritores, a la hora de enviar resúmenes de libros a diferentes editoriales.

Como has podido observar, tanto el resumen como la síntesis pueden responder a tus necesidades, pero debes tener claras las diferencias entre uno y otro tipo de texto. Para realizar un resumen, debes atenerte a lo expuesto en el texto y solamente resumir aquellas ideas principales que plasma el autor. Debes evitar subjetividades, opiniones, apreciaciones personales, o cualquier información que efectivamente no se encuentre detallada en el texto que resumirás. Si, por el contrario, debes hacer una interpretación, abócate al modelo de una síntesis.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad para conocer las diferencias entre estos textos y puedas realizar un resumen de manera óptima sin caer en confusiones y equivocaciones fácilmente evitables.

Te ayudamos con tus proyectos académicos

En Tesis y Másters tenemos como objetivo ayudarte a cumplir tu meta académica. Por esto creamos un servicio de asesoría profesional para estudiantes universitarios. Contamos con un equipo de más de 500 profesionales para todas las áreas, expertos en investigación y redacción. Si necesitás hacer un buen resumen de tu proyecto o y no sabés como hacerlo, podemos ayudarte con asesorías profesionales o hacerlo por vos.

Nos adecuamos a tus fechas de entrega y te aseguramos que como resultado obtendrás un trabajo de calidad, respaldado por informes antiplagio de Turnitin.

Pedí un presupuesto sin compromiso

No te quedes con la duda, completá el formulario y un asesor te contactará a la brevedad para darte un presupuesto sin compromiso.

Formulario
País de procedencia
Fuente de Posible cliente
Nombre*
Email*
Teléfono*
Tipo de Proyecto
¿Cómo podemos ayudarte?
Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la  Política de privacidad