Contáctanos

Coherencia introducción conclusión

¿Cómo mantener la coherencia entre introducción y conclusión?

Cuando escribís una tesis, uno de los aspectos más importante es mantener la coherencia a lo largo de todo el escrito. ¿Cómo lograrlo? En este artículo abordaremos este tema, para que no pierdas el rumbo en tu trabajo académico.

¿Por qué la introducción y la conclusión son tan importantes?

Introducción: la puerta de entrada a tu investigación

La introducción es el primer apartado, pero el último que se escribe. En él se expone un recorrido general del proyecto, donde se explica qué se encontrará en cada sección de la investigación.

La introducción tiene como fin captar la atención del lector, ya que a partir de su lectura decidirá si es de su interés para de esta forma, continuar leyendo. Al tratarse de la puerta de entrada de la investigación, presenta el tema y problema de investigación. En general, tiene contiene:

  • La justificación de la importancia de la elección del tema.
  • Breve discusión acerca de las investigaciones previas y actuales en el campo.
  • Identificación del problema y el enfoque para resolverlo.
  • Descripción breve del trabajo en general.

La conclusión: cierre y nuevas perspectivas

La conclusión es el broche de oro del trabajo académico, en el que se da cierre a tan extensa investigación. En este apartado, el investigador expone su propios supuestos a los que llegó luego de investigar, redactar, responder al problema y comprobar las hipótesis. 

En toda conclusión, no puede faltar:

  • Resumen de los hallazgos del estudio y cómo contribuyen al campo de estudio.
  • Interpretación y discusión de los resultados obtenidos, en relación al problema de investigación.
  •  Limitaciones del estudio, aspectos no alcanzados y factibles de ser estudiados en investigaciones futuras.
  • Resumen de los puntos claves y su importancia.

¿Cómo lograr una introducción y conclusión coherentes?

Para que exista un equilibrio entre el final y el comienzo de la tesis, debes tener en cuenta:

Reflejar el tema

Es importante no perder el hilo conductor y recordar el tema, objetivos y problema a lo largo del escrito. De esta forma, mientras en la introducción se hace un recorrido general, en la conclusión se responde el problema de investigación.

Cerrar el círculo argumentativo

Así como en la introducción se presentan los principales ejes del trabajo, en la conclusión se retoman los mismos para recapitular cada uno de ellos y dar un cierre final.  Los hallazgos presentados en la conclusión deben estar alineados con la información proporcionada en la introducción, dando respaldo a los objetivos de investigación establecidos previamente.

Reiterar la relevancia del estudio

En la introducción, se ha establecido la importancia y la relevancia de la investigación dentro del contexto más amplio del campo de estudio. En la conclusión, se reitera esta importancia, demostrando cómo lo recabado contribuye al conocimiento existente y por qué el estudio resulta significativo.

Mantener consistencia en el tono y estilo

Es importante que el tono y el estilo de escritura utilizados en la introducción sean coherentes con los de la conclusión. Esto ayuda a que el lector perciba una continuidad y cohesión en tu trabajo.

¿Problemas con tu tesis? Estamos para ayudarte

En Tesis y Masters somos el servicio líder en redacción, asesoría y corrección de trabajos académicos. Si tenés dudas con tu tesis, ¡completá el formulario! Y un asesor se contactará a la brevedad.