¿Qué es un marco conceptual y cómo elaborarlo?

¿Qué es un marco conceptual y cómo realizarlo?

Si has llegado a leer este artículo, es muy probable que te estés preguntando, justamente, qué es un marco conceptual y cómo puedes realizarlo. ¡Te lo contamos!

En primer lugar,  el marco teórico es el apartado en el que se exponen las principales teorías y conceptos que sustentan tu investigación. En cambio, el marco conceptual se enfoca en justificar por qué debes realizar tu investigación. Describe un estado del arte, se identifican ciertos vacíos en la comprensión de la situación. También establece algunas líneas metodológicas para la investigación.

Sin embargo, es muy similar al marco teórico y, depende a qué autor se haga referencia, en muchas ocasiones se habla del marco teórico, el marco conceptual o marco referencial como sinónimos dentro de la investigación. Hay autores que, por ejemplo, establecen que el marco conceptual son justamente los conceptos que se insertan dentro de un marco teórico.

Por ejemplo, podemos pensar en las teorías de género como marco teórico, y pensar en la conceptualización del género, de feminismo o del patriarcado como conceptos que se insertan dentro de esta teoría. Por ende, diferenciar estos marcos es, en muchas ocasiones, una tarea bastante engorrosa. Como recomendación principal es que estés atento/a a tus tutores para que sepas qué diferencias realizan ellos. Puesto que, como te indicamos, hay quienes lo toman como sinónimos.

¿Cuál es la importancia del marco conceptual?

¿Qué es un marco conceptual y cómo elaborarlo?

 

Lo importante de esto es que realizar el marco conceptual, considerándolo como el apartado en el cual se desarrollan los conceptos y lineamientos claves de la investigación académica, es una tarea igual de engorrosa que el marco teórico. Pero, a pesar de ello, debe hacerse con esmero, pues al considerar que se compone de los conceptos claves, es una de las partes más importante de los trabajos de investigación. Entonces, antes de comenzar con su escritura, necesitas saber qué es, cuáles son sus características principales y cómo evitar los errores más frecuentes que se cometen a la hora de redactar este apartado.

Esto dejará muy claro (o se pretende) qué contenidos deben incluirse al momento de escribir el marco conceptual. De esta manera, en este artículo se presentarán los puntos y las características más importantes de dicho marco, junto con algunos consejos que te ayudarán en esta parte del proceso de redacción.

¿Qué es el marco conceptual?

Vamos a considerar, siguiendo a distintos autores, que el marco conceptual es un cuasi sinónimo del marco teórico. Pero que se centra en los principales conceptos de algunas teorías. Proporciona información sobre aquellas fuentes y autores que trabajan en el tema que se está abordando o se enfocan en la misma línea. Es por esto que le da a tu escritura una base científica y argumentada. El marco conceptual surge de la primera etapa de la investigación.

Esto significa que proviene de la idea o tema de tu elección y de la formulación de la problemática que motiva tu trabajo, y determinará también la metodología que se seguirá para cumplimentar los objetivos. Sin estos puntos delimitados previamente, se te dificultará la tarea de hacer la revisión bibliográfica pertinente que luego se conformará como el marco conceptual. Debes tener en cuenta que este marco debe responder a las preguntas y a los objetivos de tu investigación. Entonces, una vez que los tengas, recién allí puedes comenzar a leer y conformar este apartado.

¿Cómo elaborar el marco conceptual?

Este proceso de escritura empieza con un análisis de los conceptos que se desprenden del problema que vas a investigar, y continúa con la correspondiente exposición de las mismas. Por ejemplo, si tu objetivo es estudiar la calidad de vida de los docentes de determinada institución. Deberás conceptualizar qué es la calidad de vida, cómo se mide, cómo se define, cómo es generalmente la calidad de vida de los docentes, qué características tienen esos docentes en particular, qué características tiene la institución, etc.

También debes considerar los trabajos existentes que preceden a tu investigación, es decir, los antecedentes que conforman el estado de la cuestión: qué se ha dicho hasta el momento y cómo se ha abordado la problemática que has planteado. A grandes rasgos, como puedes observar, el marco teórico se refiere a todas las fuentes que te brindan información (científica, académica y teórica) sustentada sobre el tema y el problema en los cuales profundizarás.

La función central de esta parte es estructurar y hacer una selección pertinente y relevante de la información científica sobre el tema en el cual harás hincapié. Esto no solo te brindará el conocimiento y sustento científico necesario para tu trabajo, sino que también te ayudará a no cometer errores conceptuales durante tu investigación y desarrollo de la escritura. O, aunque sea, intentarás prevenirlos.

Actúa como un marco para indicar hacia dónde orientar tu redacción, y establece los conceptos que son de utilidad para interpretar posteriormente los posibles resultados del proceso. Permite centrarse en el problema para no desviarse de él y así orienta en la formulación y resolución de la hipótesis que puedes llegar a plantear. Así que te ayudará a descubrir nuevos conocimientos científicos que puedas aportar a tu área de estudio con un trabajo original, coherente y competente.

Resumiendo…

En resumen, un marco conceptual se va nutriendo a lo largo de tu proceso de investigación. A medida que organiza la información que has obtenido, se definen los conceptos y posibilita darle forma a aquello que estás tratando de lograr.
El marco conceptual generalmente involucra dos fases para llevarlo a cabo efectivamente.

Claves para realizar el marco conceptual correctamente

¿Qué es un marco conceptual y cómo elaborarlo?

En la primera etapa, debes delimitar los conceptos claves que se desprenden de la pregunta de investigación y los objetivos establecidos. Considerando información que responda a los mismos que se derive de fuentes veraces y confiables. Siempre seleccionado solo aquellas que son relevantes o que parecen ser útiles para el tema de indagación en el que has decidido trabajar. Los datos seleccionados deben extraerse siempre de forma cuidadosa y adecuada.

En otras palabras, debes utilizar criterios que te brinden información que te ayude a alcanzar los objetivos (el general y los específicos) de tu trabajo. Como recomendación, elige siempre los escritos más pertinentes para tu enfoque y que estén lo más actualizados posible. En segunda instancia, como investigador, debes poder posicionarte de manera crítica y única con respecto a las teorías y conceptos a los que haces referencia. Es decir, tu perspectiva debe definirse según tus criterios y que respondan a tus necesidades, sin tergiversar la información obtenida, claramente.

Utilizá las preguntas de investigación para guiarte

Si comenzás a confundirte en esta etapa de tu investigación, es importante que utilices las preguntas te han surgido al inicio de tu trabajo. Las preguntas de investigación que se plantean y desprenden del problema anteriormente delimitado. Ya que el marco debe responderlas y ayudarte a investigar aquellos aspectos de su investigación que aún no han sido resueltos.

Como se mencionó anteriormente, este marco tiene una sección dedicada a la búsqueda de antecedentes de investigaciones existentes que se conforman como el estado de la cuestión. Estos te ayudarán a analizar las similitudes y discrepancias con relación a la investigación que estás haciendo. No solo servirá para demostrar la singularidad y la relevancia de la investigación que estás proponiendo. Sino que también ayuda a garantizar que lo que está tratando de hacer aún no se haya desarrollado o lo esté mínimamente, por lo que necesita ser profundizado. Por consiguiente, permitirá establecer por qué es necesario llevar a cabo tu trabajo de investigación.

Partí de los conceptos más amplios

La información que se plasma en este marco está caracterizada por su naturaleza jerárquica. Comúnmente se parte de los conceptos más amplios o generales hasta los puntos más concretos. Debido a que debes categorizar las fuentes como primarias, secundarias o terciarias, siempre debes analizarlas por su confiabilidad, y prestar suma atención a de dónde se obtienen, cómo se obtienen y sus referencias (autores, lugar y fecha de publicación, entre otros puntos).

Asimismo, se debe prestar atención e ir anotando las referencias que luego incorporarás en el marco conceptual. Sean periódicos, películas, libros, artículos, entrevistas conferencias u otros materiales de investigación, es decir, artículos de todo tipo. Esto será una herramienta muy útil como investigador, puesto que todas las fuentes que utilices deben citarse correctamente. Para crear este marco, entonces, primero debes elegir los conceptos que consideres fundamentales y determinar en qué teoría se insertan.

Es útil resumir las referencias recopiladas, hacer comparaciones y generar etiquetas para ayudar a verificar o afirmar que son realmente útiles. Como característica importante, debes tener en cuenta que el marco conceptual no significa una secuencia de definiciones que se van enlistando o enumerando. Estos conceptos que vayas mencionando deben estar entrelazados, conectados, relacionados y formar un todo cohesivo y apropiado a tu trabajo.

Características del marco conceptual

Para resumir sus características, se puede decir que el marco conceptual consta de dos apartados, principalmente: los antecedentes o estado de la cuestión, y la fundamentación propiamente teórica o conceptual. La información contenida en el mismo está estructurada jerárquicamente de lo más general a lo más específica. Debe estar citado correctamente con fuentes referenciadas. La extensión, además, también debe ser adecuada. Es decir, se espera que un marco de este tipo tenga, como mínimo, unas 10 páginas, pero variará según la extensión total del trabajo que realices.

Para redactarlo es necesario seguir algunos pasos básicos: conocer la situación actual del tema, conocer en la mayor medida de lo posible los estudios que cubren el tema en el que estás indagando, y que seas capaz de identificar y priorizar los conceptos que te serán de utilidad. Debes prestar suma atención al tipo de lenguaje que usas para el escrito y demostrar el uso correcto los términos técnicos acordes a tu área de investigación, que sea consistente y coherente.

¡Tomá nota!

 

Es clave que no presente errores conceptuales y tampoco errores de tipografía, de formato, de ortografía o de sintaxis. Si es posible o necesario, también debes determinar los antecedentes históricos y el marco legal como otras maneras de sustentar tu trabajo. Los conceptos deben organizarse lógica y jerárquicamente. Esto hará que tu investigación sea más formal y mejor entendida. Evita ingresar información que no sea necesaria tanto como sea posible y enfócate en los datos y teorías que contribuyan realmente a la creación de nuevo conocimiento. Por lo tanto, la redacción debe ser lo más precisa, clara, coherente y concisa posible.

Todo lo que describas en el marco conceptual no debe dejar lugar a interpretaciones que se consideren contradictorias, a teorías ambiguas o a errores de cualquier índole.

El marco conceptual, entonces, va a depender en gran medida del tema en el que enfoques tu investigación y del trabajo que estés realizando o pretendes realizar. Esto significa que no será el mismo para disertaciones y trabajos finales de titulaciones, mucho menos para las tesis doctorales. Su alcance y su extensión son los elementos que mayor variabilidad presentan, aparte del tema y el enfoque. Por lo tanto, cuanto más largo sea tu marco conceptual, mayor énfasis hacemos en esta recomendación: es una buena idea dividirlo en secciones o bajo distintos epígrafes para que sea más fácil de leer y esté realmente organizado y con los elementos ordenados jerárquicamente.

No olvides citar las fuentes

Recuerda que toda la información y los datos que recopilamos deben estar identificados por sus autores y publicaciones para evitar ser considerado plagio. Esto sería un error muy grave para la redacción académica de cualquier tipo.

Como te hemos mencionado, la estructura del marco va a depender en gran medida de la investigación y del tipo de trabajo que tengas que hacer. Sin embargo, en general pueden resaltarse algunas secciones importantes. En este artículo también profundizaremos en cada una de ellas y te explicaremos qué son y cómo escribirlos. Antes de llegar al meollo del asunto, recuerda que la estructura y los elementos no están desarrollados como una suma de definiciones o conceptos aislados.

Cada parte debe ser interdependiente con la otra y estar conectada de acuerdo con instrucciones coherentes y apropiadas. No obstante, continuaremos con la estructura misma de este apartado, que se conforma como la base de todo trabajo de investigación. Un marco conceptual puede comprender, entonces, el estado del arte o de la cuestión o antecedentes (como prefieras llamarlo), la fundamentación, puede tener bases jurídicas y el contexto histórico.

¿Qué es un marco conceptual y cómo elaborarlo?

Funciones del marco conceptual

-De esta manera, se constituye como la base y el inicio de la investigación. Este marco cumple una serie de funciones, que es necesario que tengas en cuenta para su correcta realización: dirige, guía, organiza y orienta el proceso y trabajo de investigación.

-Apoya y justifica las interrogantes que nacen de la investigación, es decir, las preguntas que se formulan en relación con el objeto de la investigación y de las que surgen los objetivos (general y específicos) del trabajo.

-Establece los criterios útiles para interpretar y comprender el problema que está tratando de resolver.

-Permite identificar lagunas o equivocaciones conceptuales que puedan ir apareciendo en las teorías anteriores o trabajos de investigación previos, con el objetivo de corregirlos o evitarlos; define el propósito y el enfoque del trabajo de investigación.

-Responde a los objetivos y preguntas planteadas; la búsqueda de antecedentes o conformación del estado del arte o de la cuestión en un marco conceptual ayuda a construir un panorama sobre lo investigado. En este punto, este marco comienza a responder las preguntas planteadas en el inicio de la investigación.

-Estos supuestos también sirven para justificar la originalidad e importancia del trabajo de investigación que llevarás a cabo.

-Ayudan a encontrar lagunas en las investigaciones, problemas abiertos o que se han trabajado de manera muy limitada. A partir de este punto, podrá cerrarse la brecha y aportar nuevos conocimientos a tu campo de estudio, y es muy útil para organizar la información, de lo general a lo concreto.

Te ayudamos con tus proyectos académicos

En Tesis y Másters tenemos como objetivo ayudarte a cumplir tu meta académica. Por esto creamos un servicio de asesoría profesional para estudiantes universitarios. Contamos con un equipo de más de 500 profesionales para todas las áreas, expertos en investigación y redacción. Si estás buscando información acerca de cómo hacer la estructura de tu monografía podemos brindarte la asesoría que necesitás o hacerlo por vos.

Nos adecuamos a tus fechas de entrega y te aseguramos que como resultado obtendrás un trabajo de calidad, respaldado por informes antiplagio de Turnitin.

Pedí un presupuesto sin compromiso

No te quedes con la duda, completá el formulario y un asesor te contactará a la brevedad para darte un presupuesto sin compromiso.

Formulario
País de procedencia
Fuente de Posible cliente
Nombre*
Email*
Teléfono*
Tipo de Proyecto
¿Cómo podemos ayudarte?
Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, el tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la  Política de privacidad